jueves 15 de noviembre

El amianto mata a 255.000 personas cada año en el mundo

Un trabajo revisado sobre “El desastre mundial del amianto” firmado por los expertos Sugio Furuya, Odgerel Chimed-Ochir, Ken Takahashi, Annette David y Jukka Takala en el International Journal of Environmental Research and Public Health hace unas semanas confirma lo peor: las muertes por enfermedades relacionadas con el amianto están aumentando y, todavía, se desconoce su impacto real debido a la ocultación de los datos. Concluyen que este drama se extenderá todavía durante 50 años y todos los estudios concluyen que está aumentando la mortalidad de personas que estuvieron en contacto con las fibras del mineral cancerígeno. Los cinco expertos determinan que al año son 255.000 personas las que pierden la vida por el mineral cancerígeno; de ellas, 243.000 muertes son por exposiciones sufridas en el puesto de trabajo, el resto por el amianto en el ambiente y entre familiares de los afectados.

Los expertos resaltan que “el amianto se ha utilizado durante miles de años, pero solo desde hace 100-150 años a una escala industrial”. La primera enfermedad identificada fue la asbestosis, “un tipo de neumoconiosis incurable causada por polvo de amianto y fibras”. A pesar de la evidencia de la fuerte carcinogenicidad de todos los tipos de amianto, “sigue siendo ampliamente utilizados a nivel mundial”, se lamentan.


La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) han calculado las muertes por culpa del amianto están entre 107.000 y 112.000 muertes, al año. Sin embargo, las nuevas estimaciones actuales son mucho más elevadas: 255.000 muertes al año, es decir casi se multiplican por 2,5 veces.

“Se examinaron los números estimados globales de incidencia y mortalidad de las enfermedades relacionadas con el amianto. El asbesto causa 255.000 muertes de media (entre 243.223-260.000) anualmente de acuerdo con los últimos conocimientos, de las cuales las exposiciones relacionadas con el trabajo son responsables de 233.000 muertes (222.322-242.802)”, indican los cinco expertos.

Dejar un comentario