El apuro de Macri por controlar las telecomunicaciones

El apetitoso mercado de las telecomunicaciones metió la cola en la transición gubernamental. A 12 días de la asunción del nuevo gobierno, Cambiemos intenta realizar una maniobra viciada de legitimidad en organismos claves que regulan al sector, que no puede más que levantar sospechas. Con el apuro que nunca tuvo para presentar el proyecto de “Ley de la Convergencia”, tantas veces prometido y postergado, el gobierno de Mauricio Macri buscará hoy designar a nuevos directores en Radio y Televisión Argentina S. E. (RTA), en el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) y en la Defensoría del Público. Lo hace a contrarreloj y antes de que las minorías parlamentarias se modifiquen, en función de los resultados de las elecciones del 27 de octubre. Especialistas en política comunicacional y representantes del Frente de Todos en esos organismos denunciaron y rechazaron una visible maniobra que no respeta el procedimiento legal para las designaciones y que compromete la transparencia e institucionalidad de los organismos de control en el clave sector de las telecomunicaciones.

Como el moño que le pone cierre a la errática, permeable y regresiva política comunicacional impuesta a puro decreto por el gobierno de Macri, que comenzó con el DNU 267 publicado el 29 de diciembre de 2015, que desguazó el corazón de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (LSCA), la gestión saliente busca seguir metiendo mano en los organismos claves que regulan el mercado de las telecomunicaciones. De un día para otro, el presidente de la Comisión Bicameral de Promoción y Seguimiento de la Comunicación Audiovisual, las Tecnologías de las Telecomunicaciones y la Digitalización, el senador de Cambiemos por Santa Cruz, Eduardo Costa, convocó a una reunión de urgencia a dicho apéndice parlamentario para hoy a las 11 de la mañana. La Comisión Bicameral está integrada por ocho senadores y ocho diputados de la primera, segunda y tercera minorías parlamentarias.