¿El blanqueo viene peor de lo previsto?: el Gobierno pelea con los bancos y da señales de nerviosismo

El mercado asistió ayer a un «deja vu» de las peleas entre Cristina Kirchner y los bancos, aquellas que ocurrían cada vez que ante un movimiento del tipo de cambio la ex mandataria acusaba de conspiración y sabotaje a las a las entidades financieras. Parecía que eso no iba a repetirse en un gobierno que se jacta de ser «market friendly», pero cuando el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, abandonó las insinuaciones y acusó explícitamente a los bancos de trabajar para el fracaso del blanqueo de capitales, todos en la City entendieron que el clima había cambiado abruptamente.

Tras el cierre de la suscripción del bono de menor plazo del blanqueo de capitales con una muy baja performance, el Gobierno salió a ajustar el engranaje y cruzó con dureza a los bancos, a quienes acusó de atentar contra el éxito de la gran empresa en la que se embarcó la gestión de Cambiemos.


El título era una de las alternativas que podían elegir quienes buscaban evitar el pago del impuesto del 10% que rige para declarar una cuenta bancaria o dinero en efectivo. Si bien en el Palacio de Hacienda esperaban este resultado -la apuesta del equipo económico esta puesta en el ingreso de dinero en efectivo mediante el desembolso del tributo o a través del bono de largo plazo-buscan ajustar todos los mecanismos para garantizar que los próximos cierres sí sean exitosos.

Si bien los expertos financieros habían señalado al bono que cerró, orientado a quienes deseaban evitar el pago del impuesto especial del 5%, 10% o 15% del monto a blanquear, como la peor opción, lo cierto es que el Gobierno esperaba mejores resultados.