17.3 C
Buenos Aires
domingo 19 de septiembre de 2021
Cursos de periodismo

El boom Milei: cómo una tribu urbana llega al Congreso de la Nación

Hace unos meses, Javier Milei era solo un economista excéntrico que aparecía en programas de televisión de amplia llegada -en general no programas políticos- donde jugaba el juego de los “mediáticos”: construir un personaje. Podía hablar desde “economía austriaca” -como se conoce a las teorías de Mises y Hayek- hasta sexo tántrico. Pero desde esos espacios -que iban desde programas de la tarde hasta Intratables, pasando por el de Mauro Viale o Polémica en el Bar- el economista de 50 años también difundía ideología. Y otro tanto hacía desde internet, donde hace tiempo que el libertarismo es una suerte de tribu urbana juvenil. Ahora, como quien acumula bitcoins y logra pasarlos a dólares en una cueva (me robo una metáfora de un amigo), Milei logró cobrar en votos: casi 14% y con un resultado bastante homogéneo en todo el mapa electoral de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

El resultado no es sorprendente visto el impacto de su candidatura en la campaña. Todo el mundo se pasó hablando de Milei -en el Pro de manera bastante elogiosa pese a los insultos que le lanzaba a Horacio Rodríguez Larreta, al que considera básicamente un “zurdo de mierda”-. La de Milei fue la única candidatura verdaderamente ideológica, al menos en el viejo sentido de la palabra, que incluye dosis variables de programa y utopía.

Como leí en algún lado, y coincido, el voto a Milei es parcialmente comparable al de Luis Zamora en 2001: un voto bronca, antipolíticos (más que antipolítica) y un rechazo al “sistema” (un término a geometría variable si los hay) y al “statu quo”, en un contexto de falta de alternativas, enojo ciudadano y crisis económica y societal. También, como la del ya entonces ex líder trotskista, el proyecto Milei es personal y se monta en su particular carisma -como se ve en las discrepancias con José Luis Espert-. Quizás, la diferencia es que mientras el de Zamora, tal como estaba planteado, era un proyecto destinado a diluirse en el “autonomismo”, lleno de referencias al zapatismo y a que “el pueblo decida”, el de Milei podría entroncarse con un proyecto de derecha de más amplio alcance.

eldiarioar.com  (www.eldiarioar.com)