viernes 2 de diciembre de 2022
Cursos de periodismo

El Brasil de Lula

El Brasil de los votos. Es un país partido en dos. El mapa 2022 es bastante parecido al de 2018. De hecho, solo cambiaron Amazonas y Minas Gerais, ambos fueron de Jair Messias Bolsonaro en 2018 y ahora, en 2022, son de Lula Inácio da Silva. Esta big picture explica bastante el resultado final y el retorno de una coalición apuntalada por el Partido de los Trabajadores al Palacio del Planalto. Sin embargo, la chiquita nos muestra otra historia. La historia de que el Messias casi la da vuelta por obra divina.

El gráfico anterior muestra la distribución territorial del voto en cada una de las unidades federativas del Brasil, los Estados. Son 27 puntitos en total (26 más el Distrito Federal). El eje vertical indica el porcentaje de votos obtenidos en cada uno, tanto para Bolsonaro (azul a la izquierda) como para Lula (rojo a la derecha). Esto para la primera vuelta (gráfico a la izquierda) y para el ballotage (gráfico a la derecha). Agrega, además, los dos Estados con mejor y peor desempeño para cada uno, y los tres más importantes en Brasil: San Pablo (22% de la población), Minas Gerais (10%) y Río de Janeiro (8%). Donde mejor le fue a Bolsonaro fue en dos Estados del Norte: Roraima y Rondonia. En una elección claramente polarizada, fue donde peor le fue a Lula. A la inversa, donde mejor desempeño tuvo el PT fue en Piauí y Bahía (ambos en el Nordeste), los de peor desempeño para el Partido Liberal (PL) del presidente de turno. Acá surge un dato no menor: Bahía es el 4° Estado en importancia en Brasil (7% de la población). Si a eso le sumamos muy buenos desempeños de Lula en Minas Gerais (ganó) y una mejoría para el ballotage en San Pablo y Río de Janeiro (ambos perdidos), entonces la victoria presidencial se explica por esta mesa de cuatro patas.

cenital.com  (cenital.com)