12.2 C
Buenos Aires
sábado 16 de octubre de 2021
Cursos de periodismo

El Brexit, la causa de la escasez de alimentos y combustible en Reino Unido que nadie se atreve a nombrar

Se ha convertido en «el Voldemort» de la política británica, es decir, la palabra que en el Gobierno y en la oposición pocos dicen en voz alta. Ha pasado de ser repetida con una frecuencia que anestesiaba a convertirse en la causa impronunciable. Estoy hablando del Brexit –ya está, lo dije–, y cuando digo «causa» no lo hago con el sentido de noble misión: me estoy refiriendo al Brexit como la razón principal de las múltiples crisis que afligen hoy al Reino Unido.

Recuérdese la gran escasez que precedió a las otras dos, esa que fue noticia antes de que faltara gasolina para los coches y no hubiera suficiente gas para calentar los hogares. Fue la escasez del dióxido de carbono (CO2) necesario para las bebidas gaseosas, para la producción de carne y para mantener frescos los alimentos. ¿A que nadie adivina qué parte de Reino Unido no se vio afectada por la falta de CO2? Los que hayan adivinado que era Irlanda del Norte, que se abran una lata de gaseosa. Y regálense otra si además saben el motivo: Irlanda del Norte sigue formando parte del mercado único de bienes, lo que significa que sus plantas embotelladoras pueden abastecerse de CO2 en Europa continental. El resto de Reino Unido no tuvo esa suerte y para mantener abiertas dos plantas de CO2 el Gobierno británico se vio obligado a pagar una parte de dinero público aún no revelada, aunque sin duda considerable, a una empresa estadounidense debido a… el Brexit.

eldiario.es  (www.eldiario.es)