martes 28 de marzo de 2023
Cursos de periodismo

El camino del campeón: Scaloni, fuera de foco, inalcanzable

Fueron seis semanas, entre julio y septiembre de 2016. “Para cualquier información adicional -decía el aviso- dirigiros a nuestro director técnico al teléfono…”. El encargado del campus de tecnificación en Son Caliu, un barrio humilde de Calvià, a media hora del centro de Palma de Mallorca, era el entrenador del Cadete A del Son Caliu CF: Lionel Scaloni. Recuerdan que memorizó el nombre de los 50 chicos, que llevó como invitado al tenista Carlos Moyá, que compartió comidas y chapuzones en el mar, que aceptó las salidas de fin de semana. Scaloni sumaba horas para el curso de entrenador de la Federación de las Islas Baleares: dirigía a chicos de entre 14 y 15 años. Fue su primera experiencia como entrenador antes de la selección argentina, casi un profesor de Educación Física en una colonia de vacaciones, mientras llenaba “el vacío” post retiro como futbolista profesional. Seis años más tarde, Scaloni es el técnico con el que la Argentina ganó un Mundial tras 36 años.

Y es el que surfeó Catar 2022 sobre una tabla de emociones, sin rubores en un ambiente muy machista. No hay falsa modestia en Scaloni. Hay, en cambio, una incomodidad ante las situaciones en las que lo embadurnan con elogios, o después de ser el centro de parrafadas de “gloria”. Es, quizá, su modo de protegerse, de elegir en qué lugar pararse frente a la vida, tan absorbida a veces por el fútbol. “Demasiado, demasiado…”, respondió cuando le dijeron que entró en “la eternidad”. Scaloni, optimista y de ir para adelante desde la cuna, se quebró al final de la conferencia de prensa, no cuando levantó la Copa del Mundo. Recordó a Lali, su madre, y a Chiche, su padre. “Espero que se sientan orgullosos del hijo que tienen -dijo-. Soy lo que soy gracias a ellos”. En el campo de juego, sólo, también había estallado en llanto. “Lionel Scaloni es el tipo más justo y humilde que conozco -escribió el periodista Gonzalo García Bassino, fino analista del fútbol en los días mundialistas-. Nunca se mareó con la victoria, nunca atacó a nadie. No le gusta la revancha, trata de estrechar lazos con todos. Es un tipazo, un líder”.

cenital.com  (cenital.com)