16.6 C
Buenos Aires
viernes 24 de septiembre de 2021
Cursos de periodismo

El capitalismo nos vuelve solitarios

La soledad es una crisis mundial. Según la Campaña Británica para Acabar con la Soledad, el 45% de los adultos se sienten «ocasionalmente, a veces o a menudo solos en Inglaterra». En una encuesta realizada en 2019, el 22% de los millennials declaró no tener «ningún amigo». La Organización Mundial de la Salud ha descubierto que la soledad afectaba al 20-34% de las personas mayores en lugares que van desde Europa hasta la India y América Latina. El antiguo Cirujano General de Estados Unidos, Vivek Murthy, calificó el problema de «epidemia» en 2017, incluso antes de la pandemia de COVID-19 y sus consiguientes cierres, que han empeorado todo el asunto.

El problema de la soledad no es únicamente emocional. Un estudio longitudinal de casi ochenta años de la Universidad de Harvard ha descubierto que la familia, la amistad y la comunidad son los factores más decisivos cuando se trata de la salud y la felicidad humanas. «Cuidar de tu cuerpo es importante, pero atender tus relaciones es también una forma de autocuidado» afirma el doctor Robert Waldinger, director del estudio y profesor de psiquiatría de la Facultad de Medicina de Harvard.

En un estudio de 2015, la psicóloga Juliana Holt-Lunstad descubrió que la soledad es un factor de riesgo para la hipertensión arterial, las enfermedades coronarias, los accidentes cerebrovasculares y la depresión. Un dato muy repetido del estudio sostiene que la soledad es tan mala para uno como fumar quince cigarrillos al día.

jacobinlat.com  (jacobinlat.com)