El caso de Michael Bloomberg: ¿qué hacen los periodistas cuando el dueño de su medio se presenta a presidente?

¿La noticia del año? Que la investiguen otros. Es toda una declaración de intenciones para un gran grupo de medios de comunicación y es exactamente lo que ha anunciado esta semana Bloomberg, el gigante de la información financiera.

En un correo electrónico a sus 2.700 periodistas, su director les informa de que no pueden hacer investigaciones sobre ninguno de los candidatos demócratas a suceder a Trump ¿Por qué? Porque «Mike» es uno de esos candidatos y «Mike» es Michael Bloomberg: fundador, presidente, CEO y en parte dueño de la empresa que lleva su nombre.


La argumentación es sencilla: hace años que se decidió que los medios de comunicación de Bloomberg (la empresa) no investigarían a Bloomberg (el empresario). Nada de su fortuna, de su familia, ni de su fundación. Y la consecuencia lógica de esa decisión, dicen, es que tampoco deben investigar a ninguno de sus rivales en las primarias demócratas para no usar un rasero diferente con ellos.