14.8 C
Buenos Aires
viernes 17 de septiembre de 2021
Cursos de periodismo

El cómputo final de votos muestra un peligro para Biden y un mito sobre Trump

Estados Unidos no terminó de contar —y, en algunos casos, recontar— los votos de sus elecciones del 3 de noviembre hasta hace unos días. Lo crucial —quién gana y gracias a qué Estados— quedó claro el 7 de noviembre, pero la fotografía completa se ha hecho de rogar. En parte, por el tamaño del país (330 millones de personas y una estimación de 239 millones de electores); pero también por el aluvión de votos de este año (unos 158 millones, lo que supuso una tasa de participación del 66%, la más alta en 120 años) y, para añadir otra complicación, por el arsenal de pleitos impulsados por el republicano Donald Trump entre acusaciones de fraude. Certificados los resultados por cada territorio y depositados los sufragios este lunes en el Colegio Electoral, se puede acercar la lupa a la ensalada de números. Estos muestran un mito sobre Trump y un peligro para el vencedor, el demócrata Joe Biden.

Con solo 43.000 votos más de tres Estados, Trump podría haber ganado. Biden será presidente de Estados Unidos apoyado en una sólida ventaja de siete millones de votos populares, es decir, de papeletas de cada ciudadano. Obtuvo 81,2 millones (que representan una mayoría del 51,3%), frente a los 74,2 millones de Trump (46,8%). Sin embargo, solo con que 42.918 de esos votantes, repartidos entre Arizona, Georgia y Wisconsin, hubiesen votado al republicano, el mundo estaría hoy hablando de la reelección del magnate neoyorquino. Una diferencia de tres décimas y 10.457 votos pintó Arizona de azul demócrata por primera vez desde 1996; una de dos décimas y 11.779 papeletas hizo lo mismo con Georgia, republicana desde 1992; y siete décimas y 20.682 sufragios devolvieron Wisconsin al partido de Biden.

elpais.com  (elpais.com)