El Congreso estira sus vacaciones y se demoran leyes clave

Cuando en la madrugada del sábado 21 de diciembre Cristina Fernández de Kirchner dio por terminada la sesión en la que el Senado aprobó la Ley de Solidaridad en la Emergencia Económica, los legisladores nacionales cerraron once días de trabajo frenéticos, al cabo de uno de los años con menor actividad en el Congreso de la Nación. Se despidieron hasta pronto. Según habían indicado las principales espadas legislativas del oficialismo, en enero volverían a sesionar. Sin embargo, con el año nuevo ya iniciado, esa fecha de regreso es aún incierta y las últimas novedades en los pasillos del Palacio marcan que está lejos de llegar.

En Diputados, tanto los legisladores como sus asesores fueron informados de que la actividad recién podría comenzar después del 20 de enero. Hasta ese momento, dicen en el oficialismo, no habrá información sobre el reparto de las comisiones, los cuerpos que tienen que tratar los proyectos antes de llegar al recinto y que deberán estar conformados antes de que cualquier debate pueda comenzar.