15.4 C
Buenos Aires
miércoles 4 de agosto de 2021
Cursos de periodismo

El Congreso lleva doce años sin ocupar un cargo institucional clave

Más de doce años han pasado desde que el peronista cordobés Eduardo Mondino renunció, el 6 de abril de 2009, al cargo de defensor del Pueblo de la Nación. Desde entonces, uno de los cargos institucionales más importantes del país, que tiene rango constitucional desde la reforma de 1994 y es el encargado de velar por la defensa de los derechos y garantías consagrados en la Carta Magna ante eventuales abusos del poder, permanece vacante.

El principal obstáculo que se interpone para ocupar el cargo es la dura exigencia que establece la Constitución para su nombramiento. A diferencia del procurador general, la letra redactada en la convención de Santa Fe establece que el defensor del Pueblo tiene que reunir el apoyo de los dos tercios de los presentes en ambas cámaras legislativas. Una relación de fuerzas imposible en épocas de grieta política.

El tema, hoy, no está en la agenda de ninguna de las principales fuerzas políticas con representación en el Congreso. “No hay candidatos, es un tema que no nos interesa”, dijo a este diario un diputado oficialista. “En un año electoral es imposible avanzar en esa cuestión”, agregó un senador de Juntos por el Cambio.

lanacion.com.ar  (www.lanacion.com.ar)