13.8 C
Buenos Aires
sábado 31 de octubre de 2020
Periodismo . com

El conmovedor testimonio de una de las pocas supervivientes del genocidio armenio

Pese a tener 101 años de edad y moverse en una silla de ruedas, Yevnigue Salibian todavía recuerda en detalle la odisea que ella y su familia tuvieron que vivir hace ahora un siglo cuando el gobierno turco inició la represión contra la población de origen armenio.

Nacida el 14 de enero de 1914 en la población de Aintab, en el sur de la actual Turquía, siendo una niña Yevnigue asististió a la deportación forzosa de miles de armenios, muchos de los cuales fueron enviados al desierto de la vecina Siria, donde murieron de sed y hambre.

«(Desde nuestra casa en Aintab) veíamos pasar a multitudes en las que había niños pequeños, mujeres y ancianos. Había muchísimos niños. Gritaban: ‘Tengo sed. Tengo hambre. Mamá dame algo de pan. Tengo mucha sed. Dame agua. No puedo andar. Mamá, no puedo andar».

abc.es  (www.abc.es)