El descontento militar venezolano, ¿un mito o la caja de Pandora del régimen?

Que el conato de rebelión que se destapó este lunes en Venezuela se haya dado dentro de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada) resulta sugestivo, dado su carácter de segundo cuerpo en importancia dentro la Fuerza Armada Nacional, detrás del Ejército y por delante de la Armada y la Aviación, tanto en cantidad de efectivos como en cobertura territorial. Sin embargo, el episodio resultó rápidamente contenido por el régimen y la falta de solidaridades dejó flotando, una vez más, una duda: ¿el descontento de los militares con el chavismo no está tan extendido como algunos quieren creer o, por el momento, el Gobierno de Nicolás Maduro logra tener a raya a los díscolos con una mezcla de incentivos, control y purgas?

Luis Vicente León, director de la consultora Datanálisis y uno de los analistas políticos más prestigiosos de Venezuela, le dijo a ámbito.com que “es muy temprano para entender la profundidad del problema dentro del sector militar”.


“Es obvio que en todos los grupos e instituciones, incluyendo la militar, hay fracturas y descontentos. Eso no es nada nuevo y la muestra la tienes en los funcionarios chavistas que se han separado antes, en el magistrado (del Tribunal Supremo de Justicia) que huyó (Christian Zerpa) y la cantidad de militares venezolanos que están presos en los cuarteles, muchos acusados de intentos de desestabilización y golpismo”, añadió.