11.7 C
Buenos Aires
viernes 14 de mayo de 2021
Cursos de periodismo

El día que mataron a Cacho Fontana

Cacho Fontana no murió. La supuesta muerte del locutor y conductor de radio y televisión fue anunciada por la tarde con velocidad pero sin rigurosidad. Tal como suele suceder en tiempos digitales, lo que primero fue un rumor en Twitter inmediatamente se convirtió en un “hecho” cuando distintos medios de comunicación y periodistas que suelen denominarse prestigiosos la “confirmaron” al aire, en sus portales de noticias o en sus cuentas de redes sociales. Incluso, hubo canales que no solo confundieron a sus crédulos televidentes, sino que incluso entrevistaron a figuras de la radiofonía para que lo despidieran al aire. Ante la ola imparable de desinformación, tuvo que salir la hija del célebre locutor, Antonella Fontana, a aclarar por las redes sociales que su padre estaba vivo.

La salud de Fontana es delicada, ya que desde el sábado se encuentra internado en el Hospital Fernández por un re contagio de Covid (ya se había infectado en julio) a sus 89 años recién cumplidos. Pero la sigue peleando, pese a que muchos se empecinaron en darlo por muerto. La premura de estos tiempos, la búsqueda de la primicia, la falta de la puesta en práctica de las más elementales prácticas periodísticas, hicieron que buena parte del periodismo argentino escribiera una de sus páginas más oscuras. Síntoma de estos tiempos. Porque no solo dio por muerto a Cacho Fontana: apenas horas antes ya había pasado lo mismo con el ex entrenador de fútbol Carlos Timoteo Griguol, también internado por Covid. Ni el error reciente, todavía caliente, pudo hacer evitar el papelón.

pagina12.com.ar  (www.pagina12.com.ar)