9.7 C
Buenos Aires
jueves 6 de mayo de 2021
Cursos de periodismo

El diario no hablaba de mí

Efectos adversos de la vacuna rusa, críticas a la ANMAT, una modelo que se divorció y bajó 10 kilos. El 29 de diciembre abrí la portada de La Nación, de manera casi automática, y me llamó la atención una ausencia: no había ningún título sobre la sesión sobre la legalización del aborto que empezaría en el Senado en un par de horas. Apenas una nota, más abajo, sobre el aumento de rechazos a la ley, “según una encuesta”. No era la primera vez que el diario me decepcionaba: he leído editoriales en contra de los juicios al terrorismo de estado, cobertura sesgada sobre la política local, e innumerables artículos sobre los secretos de Juliana Awada para el mate, la huerta o la cocina. En febrero de 2019, La Nación publicó un editorial sobre “niñas madres”, en las que “resulta admirable y emocionante ver desplegarse el instinto materno (…) que nace de sus ovarios casi infantiles”. Pero era la primera vez que el diario ignoraba deliberadamente la posible sanción de una ley crucial para una parte importante de la ciudadanía. Una cobertura anti derechos me hubiera resultado menos chocante que el silencio.

Empecé a leer el diario en 1995 o 1996, en unas vacaciones con mis padres. Cuando escribo “el diario”, me refiero a La Nación, que llegaba todas las mañanas. No se me hubiera ocurrido buscar otro. Tuve algunas dificultades iniciales: para entender el diario había que saber que “El Mundo” viene primero, y “Política” después, que “Deportes” y “Espectáculos” vienen en secciones separadas, había que ubicar Croacia y Bosnia en el mapa e identificar a Eduardo Bauzá (jefe de Gabinete de Ministros) y Julio Nazareno (presidente de la Corte Suprema). A leer el diario también se aprende. Durante el año se estableció una rutina. Lo leía primero mi padre, después lo hojeaba yo mientras desayunaba, mi madre se lo llevaba al trabajo. Fue una buena época de La Nación: los Saguier habían llegado a la dirección y habían contratado a un grupo de jóvenes cronistas de Página 12, rigurosos y desacartonados. El diario se mostraba preocupado por la libertad de prensa y la corrupción, estaba bien escrito, y supongo, reflejaba en parte la cosmovisión de mi familia y por eso me resultaba cómodo.

laagenda.buenosaires.gob.ar  (laagenda.buenosaires.gob.ar)