miércoles 13 de diciembre

El dilema político de la reconstrucción de Siria: ¿Ayudar a Asad o dejar las ciudades en ruinas?

El último bastión rebelde de esta ciudad alguna vez fue un vecindario rico de calles amplias y grandes edificios de apartamentos, pero ahora es un fantasma del pasado.

Después de que las fuerzas del gobierno sirio la sitiaran durante tres años y medio, solo una fracción de la población permanece en la zona, conocida como Al Waer. Sus edificios, bombardeados y perforados por balas, se ven como si un gigante los hubiera golpeado. Sus calles están llenas de autos y televisores quemados, y su hospital más grande está tan destrozado que solo dos de los diez pisos pueden usarse. Su tanque de oxígeno tiene agujeros.


Si Al Waer, cuyo control reclamó el gobierno en la primavera, simboliza el despiadado triunfo del presidente Bashar al Asad, también encarna un desafío inminente a medida la guerra se acerca a su fin: la política de reconstrucción.

Dejar un comentario