lunes 19 de noviembre

El dólar impone la agenda: mal negocio para la política

Los saltos en el precio del dólar siempre inquietan más allá del círculo del poder en un país que desde hace más de siete décadas arrastra la enfermedad crónica de la inflación. Y desde hace un mes y medio, casi a diario, no le dan respiro al Gobierno. Es parte del desgaste político y explica los gestos de las últimas horas para exponer respuestas, con cambios en el elenco y señales de unidad interna. Las expectativas, como otras veces, se trasladan a la semana que viene.

La trepada del dólar, el cuadro económico más amplio y sus efectos corrosivos sobre la imagen presidencial también alimentan especulaciones en la oposición peronista, que siente renacer las esperanzas electorales y al mismo tiempo no logra articular su poder interno y, como expresión directa, su “oferta” a la sociedad. En esa vereda y en varios rincones del oficialismo observan el mismo cuadro general, registrado además en diversas encuestas: el desgaste de uno sigue sin trasladarse mecánicamente como ganancia al otro.


Dejar un comentario