viernes 9 de diciembre de 2022
Cursos de periodismo

El efecto snack: cuando la comida tradicional es sólo químicos y aditivos con juguetitos

Son las 10 de la mañana de un día nublado, fresco. Tengo ocho años. Me siento en el prado de mi colegio, junto a la cancha de basquetbol y cerca de la casa de muñecas. El pasto está verde y aún algo húmedo por el rocío de la madrugada. A mi alrededor otros niños corren, tiran balones, se esconden con picardía.

Abro la lonchera rápido. No puedo esperar para ver qué sorpresa guardará en su interior. Encuentro jugo de guayaba, queso y galletas saladas. No era lo que quería, pero tengo hambre y empiezo a comer. Un niño se sienta a mi lado y destapa la suya: un paquete de papitas sabor a pollo y una Coca-Cola. ¡El mejor refrigerio del mundo! ¿Por qué mi mamá no empaca eso? ¿Somos tan pobres que no lo podemos comprar? Siento tanta vergüenza que paso el resto del recreo sola.

eldiarioar.com  (www.eldiarioar.com)