El empleado público voluntario que hace que su ciudad se ahorre millones de dólares al año

«Es muy fácil fiscalizar a un gobierno municipal», dice Jaime Klein desde atrás de su escritorio repleto de carpetas.

Lo dice porque sabe: este brasileño, de 40 años, dedica cuatro horas diarias a hacer que la ciudad de San José, en el estado del Santa Catarina del sur de Brasil, gaste menos y gaste mejor.


En tres años, un equipo creado por Klein ha contribuido a aumentar los fondos con que cuenta en sus arcas el Poder Legislativo de la ciudad, mediante un mejor uso del dinero público, de US$94.000 a US$2,7 millones al año.

También ayudó a suspender licitaciones sospechosas y puso la lupa sobre los gastos de gestión de la ciudad.