El entramado psicológico de los brutales interrogatorios de la CIA

Quince años después de que ayudó a diseñar las brutales técnicas para los interrogatorios que se aplicaron a los sospechosos de terrorismo en las prisiones secretas de la CIA, John Bruce Jessen, un expsicólogo militar, expresó su ambivalencia sobre el programa.

Se describió a sí mismo y a un compañero psicólogo militar, James Mitchell, como participantes renuentes en el uso de las técnicas, algunas de las cuales se consideran como tortura, pero también las justificaron como efectivas para conseguir que cooperaran los detenidos que se resistían.