El #EpicFail de las empresas: pensar que los ‘millenials’ son todos iguales

Si estás leyendo este artículo voluntariamente, probablemente no eres un millennial, porque todos saben que los millennials no leen noticias. De hecho, hay muchas probabilidades de que veas con desprecio a los millennials. Quizá piensas que se creen merecedores de todo, que son indulgentes, necesitados y demasiado insoportables… o quizá simplemente te desagradan por los extraños dispositivos que llevan en la cabeza, sus extraños jeroglíficos y sus complejos rituales de cortejo.

Puedo predecir todo eso porque trabajo en un medio y actualmente una de las funciones principales de los medios es circular generalizaciones y críticas a los millennials, es decir, los 75 millones de estadounidenses nacidos de 1980 a 2000. Aunque son el grupo demográfico más grande del país (lo sentimos, boomers), y aunque son racialmente más diversos que cualquier otra generación en la historia de Estados Unidos, a menudo se les representa en la TV, el cine y la música y las noticias (incluyendo The New York Times), como un cliché, como un colectivo homogéneo.