domingo 29 de mayo de 2022
Cursos de periodismo

El escándalo de pedofilia en la ONU que complica a Malcorra

El caso llegó de manera tibia al país a principios de junio, aunque medios tan importantes cómo el diario británico The Guardian, el francés Le Monde, y la revista estadounidense Foreign Policy (ver foto) lo vienen siguiendo desde su origen y escribieron más de dos docenas de artículos. En esos días Anders Kompass, veterano luchador sueco de los derechos humanos y hasta entonces Director de las Operaciones de Campo de la ONU y dueño de una carrera de veinte años, presentó su renuncia después de años de batallar contra todo el aparato de la organización mundial, en los que sufrió la expulsión de su trabajo -el 13 de abril del 2015, en el que incluso fue escoltado hasta la puerta por agentes de seguridad- y un juicio que duró más de doce meses. Su crimen había sido imperdonable para la burocracia de las Naciones Unidas: luego de presentar un documento interno donde denunciaba el abuso documentado por Unicef de 16 niños en la República Centroaficana por parte de las tropas francesas del Cuerpo de Paz y de no tener ni una sóla respuesta positiva, filtró el caso a las autoridades del Gobierno de Hollande y fue acusado de violar protocolos. La insubordinación logró que los supuestos crímenes trascendieran la barrera de la institución. Primero los funcionarios parisinos le mandaron una carta a Kompass, agradenciendole y prometiendo dedicarle “mucha atención” al caso, y luego comenzaron una investigación judicial a la que le siguió una propia del país africano. “Sabemos que no es Francia entera, son algunos individuos, soldados, y contra ellos vamos a actuar”, dijo en ese momento el ministro de Justicia de Centroáfrica, Aristide Sokambi.

noticias.perfil.com  (noticias.perfil.com)