martes 17 de mayo de 2022
Cursos de periodismo

El escándalo del programa espía Pegasus desata la sospecha de un Estado policial en Israel

El escándalo sobre el uso policial ilícito del programa espía Pegasus ha levantado el vuelo en Israel. El software que se apropia de los datos de los móviles sin hacerse apenas notar es fabricado por la compañía israelí NSO, incluida en la lista negra del Departamento del Tesoro de Estados Unidos por exportarlo a países con regímenes autoritarios que lo han utilizado para intervenir dispositivos de opositores, periodistas o defensores de los derechos humanos. La información sobre el ciberespionaje sin orden judicial a altos cargos y ciudadanos de a pie aireada desde hace un mes por Calcalist, diario económico de referencia, ha sacudido a Israel.

La policía desmintió al principio todas las informaciones, pero nuevas revelaciones han mostrado indicios de que los agentes que investigaron a partir de 2015 al entonces primer ministro, el conservador Benjamín Netanyahu, en varios casos de corrupción se extralimitaron y sobrepasaron los términos de una autorización judicial para pinchar móviles de un alto cargo. Entre las decenas de teléfonos intervenidos figuran el de Avner Netanyahu, hijo del anterior jefe de Gobierno, y el del ex director general del Ministerio de Telecomunicaciones, Shlomo Filber, convertido en testigo de cargo clave tras haber alcanzado un pacto con los fiscales para librarse de una larga condena.

elpais.com  (elpais.com)