El establishment empieza a preguntarse si el Gobierno quiere ganar las elecciones

¡Esto es una locura! ¿Qué quieren? ¿Que se empiecen a llevar banqueros esposados por no pagar una paritaria?

Jorge Brito bramó su malestar con el Ministerio de Trabajo apenas supo anteayer que una cámara de apelaciones había ordenado pagar los aumentos salariales a cuenta de la paritaria que tres de las cuatro cámaras empresarias del sector habían pactado con el gremio antes de las Fiestas y que Jorge Triaca decidió no homologar. Lo escuchaban varios popes de la asociación de bancos nacionales (ADEBA), inquietos como él ante la perspectiva de arrancar el año con otra huelga. En los escritorios de todos ellos, repletos de carpetas postergadas por sus escapadas al Este, relucían los informes de emergencia de sus respectivos departamentos de crédito al consumo. Ninguno había terminado de interpretar la resolución que prohibió en seco las «cuotas sin interés», contra las que solo protestaban las dos o tres mayores cadenas de electrodomésticos. La norma, por esas horas, ya conmocionaba a compradores y vendedores en shoppings y supermercados.