14.6 C
Buenos Aires
lunes 20 de septiembre de 2021
Cursos de periodismo

El Estado Islámico se expande en África

Casi de manera imperceptible para la gran prensa internacional el Dáesh o Estado Islámico (ISCAP), también llamado Fuerzas Democráticas Aliadas (ADF), no solo se ha instalado en la República Democrática del Congo, sino que, con ataques constantes, se expande al tiempo que afianza lazos con organizaciones “hermanas” que operan en el resto del continente.

Las ADF, fundadas en 1985 y cuyo origen se verifica como una fuerza insurgente de origen ugandés que intentaba derrocar al gobierno de Kampala a mediados de los noventa, se asentó en las provincias de Kivu del Norte e Ituri, en el este de la República Democrática del Congo (RDC), en medio de la guerra civil que terminó con el derrocamiento de Mobutu Seseko después de 32 años en el poder (1965-1997). Fue uno de los más de 120 grupos armados que operaban el este de la RDC, activados por las dos guerras regionales que se desarrollaron casi de manera continua entre 1996 y 2003, cobrándose millones de vidas.

Las ADF relanzaron sus acciones a partir de 2013 y tomaban posturas cada vez más cercanas al integrismo musulmán, por lo que según datos de la Iglesia Católica de la RDC desde entonces hasta principio de 2021 habrían causado más de seis mil muertes. Tras la detención de su fundador, Jamil Mukulu, en Tanzania en 2015, un católico convertido al islam que se fanatizó tras una estadía en Arabia Saudita, fue sucedido por su lugarteniente, Seka Musa Baluku, un ugandés de cuarenta y tres años que aceleró el proceso de radicalización de la antigua insurgencia.

rebelion.org  (rebelion.org)