El estudio que mostró que nuestra lengua también puede detectar olores (y cómo eso podría ayudar a combatir la obesidad)

Todos sabemos que la lengua es un músculo, pero, al parecer, es mucho más poderoso de lo que pensábamos.

Un nuevo estudio sostiene que además de permitirnos degustar los sabores, la lengua también tiene sensores que nos permiten detectar olores.


Si ahora estás sacando la lengua para tratar de oler algo, no pierdas el tiempo, no funciona así.

Los hallazgos de un grupo de investigadores del Centro Monell del University City Science Center en Filadelfia, Estados Unidos, son un poco más complejos y revelan nuevas conexiones entre nuestros sentidos del gusto y del olfato.