8.9 C
Buenos Aires
domingo 1 de agosto de 2021
Cursos de periodismo

El falso dilema entre vida y economía

Hay una tendencia general en la política argentina, y fuera de ella, a que en general quienes gobiernan, con contadas excepciones, suben la consideración popular frente a una crisis como la que estamos viviendo. Es como si hubiera un reflejo normal, natural y primario en la sociedades de rodear al que manda.

Probablemente, el caso que desentona en este panorama de consenso generalizado alrededor de los que gobiernan es el de Pedro Sánchez en España, donde el que concita la atención es el Rey. Pero en general, esto está sucediendo en todos lados. En la Argentina eminentemente. Por más que haya habido un bajón en los últimos días, sobre todo después de aquella experiencia de hace dos viernes con los que debían cobrar la jubilación, Alberto Fernández tiene niveles de consideración popular sin antecedentes.

Desde que empezó la cuarentena, Fernández creció 30 puntos en la encuestas y superó el 85 por ciento en algunas encuestas. Lo mismo pasó con Horacio Rodríguez Larreta, que superó el 80 por ciento de consideración pública. Incluso, Axel Kicillof, quien no ocupa la primera plana de los medios como ellos dos, obtuvo una mejora en su aceptación popular de más de 15 puntos.

lanacion.com.ar  (www.lanacion.com.ar)