miércoles 20 de febrero

El falso relato de la larga crisis industrial

De los creadores de “la economía no crece desde 2011” llega “la industria está en crisis desde hace una década”. El sustento principal esgrimido es que el producto sectorial de 2018, supuestamente, fue como el de 2008. Ambos son manejos arbitrarios de los datos para construir relatos. Parecen no importar las inconsistencias; un aparato mediático funcional los blinda. El objetivo es suavizar responsabilidades respecto del grave empeoramiento de la economía en general y de la desindustrialización en particular, generado las políticas de Cambiemos.

Del costado de la grieta con más capacidad de difusión, se asegura y se repite, por ejemplo, que la economía en 2017 creció (2,85%, según el INDEC). Paradójicamente, en base a la misma fuente, la economía también creció, a un ritmo casi igual, en 2013 (2,41%) y en 2015 (2,73%). Pero, para ese relato, en esos años no hubo crecimiento; forman parte del largo período de estancamiento del anterior gobierno. Pareciera que, desde 2016, habría que hacer un borrón y cuenta nueva estadístico y, por eso, ahora sí se podría hablar de crecimiento contabilizando un solo año, a pesar de que el PBI per cápita de 2017 fue, por ejemplo, un 1,1% inferior al de 2015.


Con la sentencia de la década de crisis industrial pasa algo similar. Los promotores de ese discurso toman las puntas del período y omiten focalizarse en el notable proceso de deterioro de los últimos tres años, con una agresividad destructiva en 2018 sin precedentes desde fines de la Convertibilidad. Esa visión agrupa a todo el lapso como una larga etapa maldita, sin destacar la heterogeneidad del proceso, por ejemplo, en términos de generación de empleos y remuneraciones.