jueves 2 de febrero de 2023
Cursos de periodismo

El fin de la era de los trabajadores tecnológicos felices

Silicon Valley como lo conocemos —con sus culturas corporativas radicalmente transparentes, empleados empoderados, jerarquías horizontales y prestaciones excepcionales, como cabinas para tomar siestas y comida gratis— desaparece con rapidez. Y es poco probable que vuelva.

Durante casi dos décadas, las empresas tecnológicas proclamaron que su estrategia se centraba en hacer felices a los trabajadores con prestaciones que se proponían integrar a la perfección el trabajo y la vida. Hicieron de los programas de bienestar y las vacaciones ilimitadas (iniciativas que daban prioridad a la persona en su totalidad) prestaciones estándar para los empleados. Esto, junto con los altos salarios y los paquetes de compensación en acciones, era una vía no solo para ganar, sino para dominar la guerra por el talento. El rápido crecimiento y el éxito de las empresas de Silicon Valley, impulsado en parte por sus singulares prácticas de personal, reimaginaron la cultura del lugar de trabajo para una generación.

Los tiempos, como suele decirse, están cambiando. El sector se enfrenta a un entorno macroeconómico desigual y a un mercado de valores en crisis que presiona a las empresas tecnológicas que cotizan en la bolsa y crea un entorno menos que ideal para la oferta pública de venta en la iniciativa privada. Los directivos de las empresas tecnológicas están dando más prioridad a la rentabilidad que al crecimiento a toda costa, a veces a expensas de creencias organizacionales que llevan arraigadas por mucho tiempo.

nytimes.com  (www.nytimes.com)