lunes 28 de noviembre de 2022
Cursos de periodismo

El Frente de Todos atraviesa su «parálisis final» cruzado por internas infinitas e irresolubles

El Frente de Todos quedó atrapado en un problema sin salida. Ya no hay margen para gestionar, para encontrar caminos en común, para enderezar un barco que se hunde. Sergio Massa ya no puede mostrar la autonomía que exhibía al principio de su gestión: fue hace dos meses. Todavía tiene dificultades para contar cuál es su programa económico. Se trata de la «parálisis final»: ya no hay salvadores en el banco de suplentes, ni diálogos de líderes ni institucionalización posible. A partir de ahora todo es «sálvese quien pueda».

En los últimos días, Massa volvió a quedar atrapado en la lógica de la rosca, de la que nunca puede salir. Es casi como su karma.

El lunes fue a un acto en Cañuelas, el martes a Hurlingham a darle un apoyo moral a la reasunción de Juan Zabaleta como intendentes. A la tarde fue con gobernadores del «norte grande» para hablar de los subsidios al transporte, discutir obras y un nuevo nodo tecnológico. Mientras, los problemas económicos se desbordan: la inflación no cede, los salarios no alcanzan y no hay horizonte de previsibilidad.

a24.com  (www.a24.com)