13 C
Buenos Aires
lunes 26 de julio de 2021
Cursos de periodismo

El futuro político de Chile: sin derecha ni centro derecha en la Convención Constitucional ni centro izquierda en las elecciones presidenciales

Al despuntar el lunes 17, la degradación de la derecha a mera figura decorativa en el elenco de la política chilena era un hecho consumado. De ese 41% del padrón que en el fin de semana participó de la jornada electoral doble, menos de un tercio de los votos fueron para el frente oficialista Chile Vamos que durante treinta representó a la mitad derechista del país a la sombra del capitán general Augusto Pinochet. Con 37 bancas sobre un total de 155, en la Convención nada podrán pedir ni impedir en la redacción del nuevo texto constitucional chileno. Para pulverizar a la centro izquierda no hicieron falta ni un solo día ni un solo voto. Bastaron unas pocas horas. En el día y la hora límite para inscribir las candidaturas partidarias en las primarias de junio, el viejo Partido Socialista (PS) de Salvador Allende rompió su alianza histórica con la Democracia Cristiana (DC). Buscaba anotarse en las primarias del Frente Amplio (FA) y el Partido Comunista (PC), los grandes ganadores, junto a los independientes, de las elecciones de convencionales. Pero fue rechazado. Con este error de cálculo del socialista Álvaro Elizalde llegaban a su fin treinta años de hegemonía de la Concertación de partidos de centro e izquierda que habían guiado la transición democrática y hegemonizado el poder y la agenda durante los últimos treinta años.

El sábado y el domingo 15 y 16 se eligieron autoridades para los poderes constituidos (regionales y municipales) y para el poder constituyente (convencionales). La DC ganó alcaldías y concejales. A lo largo de todo Chile, el país del mundo que tiene menos tierra próxima frente a sus dilatadas orillas oceánicas, especialmente en ciudades y pueblos medianos o pequeños con demografía envejecida, llevan ventaja para retener el dominio territorial, o para que el poder local sean el último que deban entregar. A la elección determinante, de consecuencias históricas, dentro del frente porque la de convencionales constitucionales es de aquellas que un país celebra una o dos veces por siglo, la Democracia Cristiana había presentado cinco decenas de candidaturas; ganó una sola banca. Dentro de la Lista del Apruebo, el pacto electoral del que formaba parte, le fue mucho mejor al Partido Socialista (PS), que ganó 15.

eldiarioar.com  (www.eldiarioar.com)