El «giro a la derecha» de Macri: ¿Estrategia electoral o el «verdadero» Cambiemos?

Mauricio Macri se pronunció «claramente a favor de las dos vidas» y hasta besó un pañuelo celeste. Miguel Ángel Pichetto propuso «dinamitar todo, que vuele todo por el aire» al ser consultado sobre el narcotráfico en las villas. Patricia Bullrich denunció que “les dejaron demasiado poder” a los movimientos sociales y defendió el programa “Ofensores en Trenes» que autoriza a las fuerzas de seguridad a pedir DNI «al azar» a pasajeros del sistema ferroviario. El discurso conservador del oficialismo, que nunca fue de centroizquierda, parece haber virado aún más a la derecha en los últimos dos meses, tras la contundente derrota ante el Frente de Todos en las PASO.

El «giro» de Cambiemos parece más notorio si se contrasta con la campaña de 2015, cuando además de desmentir la idea de un ajuste, Macri proponía mantener políticas del kirchnerismo como la AUH, la estatización de Aerolíneas y el Fútbol Para Todos. El jefe de Estado recibía a líderes como Barack Obama y a François Hollande, mientras mantenía una relación tensa con el Papa Francisco. Jaime Duran Barba aseguraba que el oficialismo era la “nueva izquierda” y con Marcos Peña defendían el gradualismo.


Más tarde, en 2018 y con la crisis económica en marcha, se habilitó el debate del aborto en el Congreso: ya para ese entonces Macri se mostraba en contra, pero muchos en la coalición apoyaron, y casi logran aprobarlo. La foto de octubre de 2019, casi cuatro años después del inicio del mandato, es bien distinta y habilita algunas preguntas: ¿Cambiemos se “derechizó” en las últimas semanas o solo “blanqueó” las ideas que siempre tuvo? ¿Se trata de una estrategia electoral para intentar ganar la reelección, o busca consolidar un “núcleo duro” para posicionarse como primera fuerza opositora en caso de perder la elección?