El giro de Fukuyama

    En 1989, un joven intelectual estadounidense dictó una conferencia en la Universidad de Chicago, que luego se editó en un artículo titulado «¿El fin de la historia?». Este texto fue el antecedente de un libro del autor publicado en 1992, llamado El fin de la historia y el último hombre. Estos trabajos ocasionaron un enorme debate y, hasta cierto punto, un escándalo intelectual. El autor y la época en que esto ocurrió son conocidos: se trataba de Francis Fukuyama y transcurrían los días del colapso comunista. Como suele suceder, la controversia y el éxito fueron de la mano: el libro resultó un best seller mundial, traducido a más de veinte idiomas.

    No interesa aquí comentar el debate que generó la tesis de Fukuyama, que es sabido, sino ver cómo evolucionó su pensamiento, considerando un hecho significativo: Fukuyama ha sido uno de los intelectuales orgánicos del establishment norteamericano de las últimas décadas, ampliamente consultado por el poder político, editor de una revista conservadora, y en su momento asesor del Departamento de Estado. Con estos antecedentes, hoy afirma que evolucionó hacia la izquierda. Pero debemos entender que, por así decirlo, se trata de la izquierda de la derecha. O de una de las voces intelectuales lúcidas salidas de las entrañas del capitalismo liberal actual.