16.6 C
Buenos Aires
viernes 24 de septiembre de 2021
Cursos de periodismo

El Gobierno de Cuba se da un baño de masas para reafirmarse en medio de la crisis de la covid-19

Estremecido todavía por la repercusión de las históricas protestas del 11 y 12 de julio en diversas ciudades y pueblos del país, el Gobierno cubano convirtió este jueves el aniversario del maleconazo en una fecha patriótica para escenificar el apoyo de decenas de miles de personas, que participaron en marchas, mítines, conciertos y diversas actividades festivas organizadas por la Unión de Jóvenes Comunistas en el paseo marítimo de La Habana, y también en diversos parques y plazas de la capital. Aunque la pandemia está desbocada en la isla y los contagios y fallecidos crecen por días –el miércoles fueron 8.399 los casos positivos y 93 las personas que murieron por covid-19–, las autoridades decidieron apostar por un gran acto de reafirmación revolucionaria a la vieja usanza, una muestra de hasta qué punto ha sido profunda la sacudida del 11-J y la necesidad de desagravio.

Pese al riesgo sanitario, la conmemoración oficial multitudinaria del 27 aniversario del maleconazo, las que hasta este año eran las mayores protestas contra el Gobierno en la historia de la revolución, en absoluto era gratuita. “Algunos esperaban que la gente se lanzara hoy a lo loco a las calles, pero ya ven, aquí quien estamos somos los revolucionarios defendiendo nuestro país”, dijo el coordinador general de los Comités de Defensa de la Revolución, Gerardo Hernández, que participó en una de las caravanas que recorrieron el malecón.

Mientras en esta avenida y en el paseo del Prado -escenario de las manifestaciones del 5 de agosto- la multitud convocada por las autoridades tomaba la calle, el presidente del país, Miguel Díaz-Canel- se reunía en la Universidad de La Habana con una representación de jóvenes estudiantes. “A nuestros jóvenes hay que escucharlos como las más importantes personas que son”, escribió Díaz-Canel en su cuenta de Twitter. En las protestas del 11-J, los jóvenes fueron un factor clave, tanto por ser la mayoría de los manifestantes y de los detenidos como por su papel en amplificar los sucesos a través de las redes sociales, y desde hace días hay una voluntad oficial evidente de hacer gestos hacia ellos. Pero de momento, son solo eso, gestos, pues no se han abierto espacios de participación más allá de los que ya existían.

elpais.com  (elpais.com)