martes 11 de diciembre

El Gobierno tantea un giro a la derecha tras la irrupción de Bolsonaro y Vox

La irrupción de líderes de ultraderecha en distintos países del mundo, como Jair Bolsonaro en Brasil o el partido Vox en Andalucía, parece haber entusiasmado a los cerebros electorales del Gobierno, que tantean un giro hacia posiciones extremas de cara a la campaña presidencial del año próximo.

En el Gobierno ya preparan una “agenda Bolsonaro” que imitará varias de las consignas del brasileño. La principal iniciativa será la reforma del Código Penal, que plantea entre otros puntos polémicos el aumento de penas por los cortes de rutas y el endurecimiento de la ley migratoria, un tema que el propio Mauricio Macri respaldó.


Se trata antes que nada de una reacción del PRO ante el pésimo momento de la economía y los pronósticos que -en los casos más optimistas- vislumbran que para la campaña del 2019 recién habrá una lenta recuperación. Es decir que al Gobierno le queda la apuesta a estos temas espinosos, sin descuidar la siempre redituable polarización.

Al intento por instalar estos temas se suma el efusivo elogio al “éxito” de los operativos de seguridad en la cumbre del G20, que contemplaron una ciudad paralizada y prácticamente sin transporte público durante tres días. En ese sentido, en el Gobierno empezaron a hablar de una candidatura a vicepresidenta de Patricia Bullrich, que este lunes firmó una resolución que amplía los casos en los que los miembros de las fuerzas de seguridad nacionales pueden utilizar sus armas de fuego. La ministra ya había dado la nota dando vía libre al uso de armas de parte de civiles.

Dejar un comentario