El gran éxito de la estrategia contra el coronavirus de Kerala, el estado de India gobernado por comunistas

    Cuando el estado de Kerala, en el suroeste de India, registró el primer caso de coronavirus en el segundo país más poblado del mundo, todo parecía indicar que la suerte no estaría a su favor frente a la inminente pandemia.

    Es un estado con fronteras porosas, un gran número de trabajadores migrantes y una economía dependiente de las remesas de una enorme población expatriada -particularmente en los países del Golfo Persa- que continuamente está entrando y saliendo del país.

    Tiene además cientos de estudiantes en China y recibe más de un millón de turistas extranjeros al año.

    Fue el 27 de enero cuando la primera persona con covid-19 arribó en vuelo procedente de Wuhan. A partir de entonces, el número de infectados empezó a crecer ininterrumpidamente y se convirtió en un foco de la infección.