El gran misterio en torno a bebés alterados genéticamente

El científico chino He Jiankui conmocionó al mundo al afirmar que había ayudado a generar los primeros bebés genéticamente alterados. Un año después, su suerte y la de los bebés está rodeada de un manto de misterio.

He no ha sido visto en público desde enero, no se ha publicado su trabajo y no se sabe nada de la salud de los bebés.


“Eso es lo que se sabe. Reina el secreto, lo que no ayuda a entender todo esto”, dijo el experto en cuestiones éticas en el campo biológico William Hurlbut.

He habló con Hurlbut varias veces antes de anunciar en una conferencia de científicos en Hong Kong que había usado una herramienta llamada CRISPR para modificar genéticamente los embriones para tratar de hacerlos resistentes al virus del sida. El trabajo, del que He habló en entrevistas exclusivas con la Associated Press, fue descrito como innecesario desde el punto de vista médico y falto de ética por el posible daño que se puede causar a otros genes y porque las alteraciones al ADN pueden transmitirse a futuras generaciones.