14.4 C
Buenos Aires
domingo 1 de agosto de 2021
Cursos de periodismo

El «greenwashing» no tiene límites: cuando las empresas lavan su imagen con reclamos ecologistas

Carne libre de emisiones. La industria porcina que respeta el medio ambiente. Esa es la idea que transmitió una campaña publicitaria reciente de Danis Crown, el mayor productor de cerdo de Europa. El marketing, no en vano, podría salir más caro de lo que pensaban, pues los colectivos ecologistas de Dinamarca han interpuesto una demanda contra la compañía, iniciando el primer gran litigio climático del país nórdico. «La carne, producida de forma industrializada, no puede ser respetuosa con el clima», dijo a los medios Frederik Sandby, responsable del Movimiento por el Clima danés. Más allá del contenido del anuncio, el caso marca un precedente importante y señala directamente al greenwashing, un mecanismo de publicidad que consiste en envolver de compromisos verdes la imagen de una marca para desenfocar el impacto ambiental que puede tener su modelo de producción o venta.

En España, los periodistas que cubren la actualidad climática saben bien de qué se trata: bandejas de correo repletas de compañas publicitarias sobre «el nuevo envase 100% reciclado», «el producto fabricado con energía 100% renovable» o «el árbol plantado por cada compra». La Cumbre del Clima celebrada en Madrid en 2019 fue el gran despliegue del greenwashing, con compañías energéticas como Endesa –responsable del 9% del total de las emisiones de CO2 de España– cubriendo de publicidad verde las salidas del metro de Ifema, lugar donde se celebraron las negociaciones. También se constató la presencia de Volkswagen, que utilizó la cumbre para renovar su imagen tras el escándalo del dieselgate ocurrido pocos años atrás.

publico.es  (www.publico.es)