El Grupo Clarín divide sus negocios en dos nuevas empresas para buscar fondos en el exterior

    Al estilo de los grandes conglomerados de medios internacionales como Fox o Time Warner, el Grupo ClarÍn separara sus empresas en dos grandes sociedades que si bien matendrán a los mismos accionistas, englobarán a las compañías enfocadas en medios y producción de contenidos por un lado, y por el otro, a las de cable y telecomunicaciones.

    Técnicamente se trata de una “escisión societaria”. La primera sociedad mantendrá el paraguas marcario histórico, es decir Grupo Clarín, mientras que la segunda llevará la insignia de Cablevisión Holding. La decisión fue tomada por un grupo de trabajo que el mayor holding de medios de la Argentina creó durante el anterior gobierno kirchnerista para analizar alternativas y variantes a la ya fallecida Ley de Medios y que ahora acercó la propuesta de escisión al directorio de Clarín.

    El objetivo de esta nueva estructura societaria apunta a obtener fondos para financiar su próxima expansión, más que nada en el mundo de las telecomunicaciones, mediante emisión de nuevas acciones o de otros instrumentos financieros que puedan ser considerados atractivos por los inversores extranjeros. Es decir, acceder a los mercados internacionales, ganando flexibilidad financiera y mejorando la estructura de capital de ambas sociedades para potenciar sus inversiones y crecimiento.

    El plan consta en un informe enviado a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires y a la Comisión Nacional de Valores por el directorio de Clarín, y deberá ser aprobado tanto por ambos organismos como por los entes vinculados a los sectores de medios y las telecomunicaciones como el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), entre otros.