miércoles 1 de diciembre de 2021
Cursos de periodismo

El impacto de la inseguridad en el final de la campaña preocupa al Gobierno y desnuda internas

«Que se haga cargo Rambo». La frase, con fastidio, apunta a Sergio Berni y es atribuida a uno de los funcionarios más encumbrados del Gobierno nacional en el marco de una charla en la que, junto a otros miembros de peso del Gabinete, Alberto Fernández debatía respecto a la masiva manifestación en Ramos Mejía por el crimen de Roberto Sabo, el kiosquero asesinado de tres balazos este domingo.

Aunque con reparos, esa definición contra el ministro de Seguridad bonaerense se terminó imponiendo como estrategia oficial de la Casa Rosada en el inicio de la última semana de campaña.

Pero en el intento por delimitar el tema a la Provincia y castigar retroactivamente el perfil alto del funcionario que está enfrentado con el grueso del Frente de Todos -con excepción de su jefe directo, Axel Kicillof- y que supo ganarse el recelo interno porque hasta aquí salvaba su ropa en las encuestas de opinión, en Balcarce 50 nadie tuvo en cuenta la magnitud que alcanzaría el tema y que el impacto, por tratarse de dos administraciones que se jactan de trabajar en sintonía, era inevitable.

clarin.com  (www.clarin.com)