domingo 28 de noviembre de 2021
Cursos de periodismo

El imperfecto pero irremplazable correo electrónico resiste medio siglo después

50 años después del envío del primer mensaje la herramienta sigue siendo clave para las comunicaciones, pese a la avalancha de publicidad en las bandejas de entrada.

El primer correo electrónico enviado a través de una red hizo su viaje en 1971. Lo envió Ray Tomlison, programador informático que trabajaba en la empresa de investigación Bolt, Beranek and Newman. El mensaje, según afirmaba en su propia web, posiblemente fuese una cadena de caracteres como “QWERTYUIOP o algo similar”. Cincuenta años después, más de la mitad de la población mundial tiene al menos una cuenta de correo electrónico, según datos de Radicati. Sin embargo, aunque el uso más antiguo y más lógico sea el de enviar y recibir mensajes, en el ámbito personal no es lo más común. Al igual que los buzones físicos ya solo reciben facturas y no cartas, los buzones de entrada electrónicos están llenos de correos que no son mensajes de amigos.
“Con la llegada de otro tipo de herramientas de mensajería instantánea, el email ha perdido peso en la comunicación con amigos y familiares, aunque aún sigue siendo un canal clave para comunicaciones profesionales”, explica Bea Redondo Tejedor, jefa de contenido en la empresa de marketing por correo electrónico Pathwire. Eso no significa que no recibamos mails. Según el estudio Hábitos del uso del email en 2021, elaborado por esa misma compañía, en España más del 60% de la gente recibe más de 10 mails al día y más de un 25% recibe más de 20 correos electrónicos diarios. “La gran mayoría de ellos provienen de empresas o servicios que utilizan el email marketing como forma de llegar a sus usuarios o clientes potenciales”, añade Redondo Tejedor.

elpais.com  (elpais.com)