domingo 14 de agosto de 2022
Cursos de periodismo

El infierno de ajustar el volumen del televisor constantemente porque cambia según lo que veamos: cómo combatir este problema

Cuando vemos una película el sonido tiene un impacto tan profundo en nuestra experiencia como la imagen. No lo decimos nosotros, aunque lo compartimos: lo defienden Ignacio Royo-Villanova y Xanti Salvador, dos diseñadores de sonido para cine que han ganado el premio Goya por su trabajo en ‘La trinchera infinita’. Disfrutar una buena película en una sala de cine capaz de ofrecernos una imagen y un sonido a la altura puede ser una experiencia muy satisfactoria, pero, desafortunadamente, no es fácil trasladar esa misma experiencia a nuestra casa.

Más allá de la complejidad y el precio que tendría un equipo de cine en casa capaz de ofrecernos una experiencia equiparable a la de una buena sala comercial, algo que la tecnología nos permite conseguir, hay otro problema al que nos enfrentamos muchos usuarios y que a menudo provoca que nuestra experiencia se deteriore cuando vemos nuestras películas y series favoritas: el volumen de los diálogos es sensiblemente más bajo que el de los efectos de sonido y la banda sonora. Y esto provoca que nos veamos obligados a subirlo y bajarlo constantemente mientras vemos la mayor parte de las películas, una tarea incómoda que casi siempre resulta frustrante.

Este problema aparece con mucha frecuencia cuando reproducimos el contenido que nos sirven las principales plataformas de vídeo bajo demanda, como Netflix, HBO, Disney+ o Amazon Prime Video, utilizando para escuchar el sonido los altavoces de nuestro televisor. Habitualmente los diálogos tienen un nivel de presión sonora moderado que nos obliga a subir el volumen del televisor más allá de lo razonable, de manera que cuando llega un efecto de sonido que ha sido grabado expresamente con un nivel mayor podemos vernos obligados a bajar el volumen de nuevo si queremos proteger la salud de nuestros oídos.

xataka.com  (www.xataka.com)