martes 24 de mayo de 2022
Cursos de periodismo

El ingeniero sueco que le puede costar a Google 2.100 millones. «El buscador nos engaña»

Mikael Lindahl acaba de declararle la guerra a un gigante que vale tres veces más que el PIB de todo un país, el suyo, Suecia. Visto así, es un suicidio, pero a este ingeniero de 35 años no le tiembla la voz. «Sí, soy bastante joven, y menos mal, porque esta demanda nos va a llevar unos cuantos años…», dice soltando una carcajada al otro lado de la videollamada. Lindahl, consejero delegado del comparador de precios PriceRunner, saltó este lunes a los titulares de medios en todo el mundo al demandar a Google ante una división del Tribunal Superior de Justicia sueco por supuesto abuso de posición dominante. Pide una cifra récord por daños: 2.100 millones de euros, casi tanto como la sanción que le impuso la Comisión Europea al buscador en 2017. Si gana, pondrá en un serio aprieto a la tecnológica. Si pierde, su carrera probablemente haya llegado a su fin.

Quizá no ha oído hablar nunca antes de PriceRunner o de Mikael Lindahl. Es normal. Esta web solo opera en Reino Unido, Dinamarca, Suecia y Noruega, pero es uno de los comparadores de precios europeos más exitosos. Cuenta con más de 18 millones de usuarios únicos, emplea a casi 200 trabajadores y genera 45 millones de euros de ingresos anuales, con un margen de beneficio del 45%. Con estas cifras, nadie diría que el negocio está en apuros. De hecho, la ‘fintech’ sueca Klarna, una de las más potentes de Europa, está en proceso de adquirir la compañía. Sin embargo, Lindahl argumenta que podrían ser muchísimo más exitosos si no fuera por las prácticas «ilegales» y «abusivas» de Google, que aplasta a sus competidores, entre ellos Idealo o Kelkoo, que sí operan en España.

elconfidencial.com  (www.elconfidencial.com)