El intento del gobierno por desaparecer la Universidad de las Madres

Hace un par de días nos enteramos que el Gobierno Nacional decidió intervenir la Universidad de Madres de Plaza de Mayo, convertida en Instituto Nacional de Derechos Humanos en 2014 a través de la Ley 26.995. El objetivo de dicha intervención es el de revisar los gastos de la institución (sueldos, personal docente y no docente entre otras cosas), para ello se decide apartar al actual rector Germán Ibañez, y todo apunta a que sea Javier Buján quien ocupe ese cargo. Buján (muy cercano a Daniel Angelici, Presidente de Boca) fue interventor del INADI, dejando una cifra de más de 50 despidos al finalizar su gestión.

Este no es el primer intento de destruir la Universidad: a fines de 2015 – principios de 2016 debido a la rotura de un caño de AySA la sede de las Madres (en dónde funciona la Universidad) estuvo en peligro de derrumbe. Este problema tardó en solucionarse varios meses y se logró gracias a una cooperativa de trabajo que puso los materiales y la mano de obra. Durante ese periodo se le asignó a la Universidad el 5to. piso de la Secretaría de Derechos Humanos que contaba con apenas cuatro aulas pequeñas que no alcanzaban para cubrir la matrícula, que contaba con casi 1000 estudiantes el año pasado (944 para mayor exactitud).


En octubre de 2016 el gobierno ya había realizado un intento de desbaratar la Universidad reduciendo el presupuesto en un 70% y tratando de desacreditar su funcionamiento mintiendo sobre el número de estudiantes inscriptos. Además la sub-ejecución del presupuesto impidió entre otras cosas alquilar un lugar adecuado para el desarrollo de las clases mientras se solucionaba el problema del caño roto. Esta semana se suma la intervención bajo pretextos irrisorios, lo que hace una sumatoria de hechos con un solo objetivo: continuar con el negacionismo de la última dictadura cívico-militar iniciado con las expresiones nefastas de Dario Lopérfdo y el intento de perdón a los genocidas con el 2 x 1 de la Corte Suprema.