15.4 C
Buenos Aires
sábado 24 de julio de 2021
Cursos de periodismo

El intríngulis del impuesto mundial está en los detalles

Parece que la comunidad internacional se mueve hacia lo que muchos llaman un acuerdo histórico para establecer un tipo impositivo mínimo mundial para las empresas multinacionales. Ya era hora, pero puede que no sea suficiente.

Según las normas actuales, las empresas pueden evitar el pago de los impuestos que les corresponden declarando sus ingresos en jurisdicciones de baja fiscalidad. En algunos casos, si la ley no les permite simular que una parte significativa de sus ingresos se genera en algún paraíso fiscal, trasladan algunas partes de su negocio a estas jurisdicciones.

Apple se convirtió en el símbolo de la evasión de impuestos al declarar los beneficios obtenidos en sus operaciones europeas en Irlanda, y luego utilizar otra laguna legal para evitar el pago de la mayor parte del famoso tipo impositivo irlandés del 12,5%. Pero Apple no era ni mucho menos la única en convertir el ingenio que hay detrás de los productos que tanto nos encantan en una evasión fiscal de los beneficios obtenidos al vendérnoslos. Afirmaban con razón que pagaban cada dólar que les correspondía y se limitaban a aprovechar al máximo lo que el sistema les ofrecía.

elpais.com  (elpais.com)