El irlandés: el director de fotografía cuenta detalles del proceso de filmación

La ocasión para presentar El irlandés (The Irishman), la nueva película de Martin Scorsese con Robert De Niro , Al Pacino y Joe Pesci -quien salió de su retiro exclusivamente para este proyecto- en pantalla grande en el 8º Festival de Los Cabos era la ideal y se sumaron a varios factores positivos. Primero, que el gigante de streaming quiere que se tome en serio como un estudio de cine de Hollywood y está en carrera para que El irlandés sea nominada al Oscar. Para eso logró que en casi todo el mundo se estrene unas semanas antes en pantalla grande, para acrecentar su prestigio como productora cinematográfica. La Argentina no es la excepción. El 21 de noviembre se estrenó en cines y una semana más tarde, en la plataforma digital. Segundo, que en el exclusivo resort de Baja California mexicana, De Niro en persona aprovechó para inaugurar el hotel Nobu, franquicia también gastronómica de la cual es uno de los dueños. Y tercero, encontrarse con el director de fotografía Rodrigo Prieto, el mexicano que había trabajado con Scorsese para El Lobo de Wall Street y Silencio. Y que ahora lo hizo para este proyecto.

El irlandés es la adaptación, con guion de Steven Zaillian ( La lista de Schindler) del libro Escuché que pintabas paredes, que trata sobre las memorias de Frank Sheeran (Robert De Niro), un gangster de origen irlandés que, de ser camionero llevando reses de un frigorífico en los 50, pasó a forma parte de la mafia italiana de Filadelfia y terminó como mano derecha del desafortunado sindicalista Jimmy Hoffa (Al Pacino), quien desapareció en 1975 y que hasta hoy no se sabe qué pasó. Según el libro de Sheeran, contado al criminalista Charles Brandt, el irlandés no solamente tuvo que ver con la desaparición de Hoffa, sino también con varios asesinatos mafiosos no resueltos y, a lo Forest Gump, también en la invasión frustrada de Estados Unidos a Cuba en Bahía de los Cochinos, y en el asesinato de Kennedy en 1963.