El kirchnerismo espera definiciones electorales de CFK entre abril y mayo

Las presidenciales 2019 podrían marcar el fin del sello inconfundible que Cristina Fernández de Kirchner les puso a sus últimas definiciones electorales: mantener el suspenso hasta el final, jugar al límite de los plazos legales. Fuera de la comodidad del poder, con una ardua negociación con los gobernadores por delante y el efecto Lula fresco en la memoria, la ex mandataria podría resolver si será candidata antes de lo previsto, en abril o mayo próximos.

“Esta vez va a ser antes”, confió en los últimos días a Letra P un dirigente de máxima confianza de Cristina. “Si para abril o mayo no dice nada, es porque la candidata es ella”, razonó otro referente del Frente para la Victoria de diálogo frecuente la ex presidenta. En el entorno de la senadora creen que las definiciones que desvelan a propios y ajenos no podrán estirarse esta vez hasta el día previsto para el cierre de listas – 22 de junio -, como el kirchnerismo solía hacer cuando estaba en el poder.


Las razones son diversas. En primer lugar, cuenta lo que sucedió en Brasil cuando el ex presidente Luis Inácio “Lula” Da Silva decidió nombrar a Fernando Haddad como candidato presidencial del Partido de los Trabajadores (PT) para competir en su lugar, apenas un mes antes de las elecciones, que terminó en el triunfo de Jair Bolsonaro. Esa experiencia demostró que la transferencia de votos del líder a otro candidato no es automática ni veloz.