martes 28 de junio de 2022
Cursos de periodismo

El Kremlin nacionaliza el ‘Facebook ruso’ en una nueva ofensiva para controlar internet

La medida coincide con demandas judiciales contra Meta y Google, acusadas por el Gobierno de Moscú de “fallar en la eliminación de contenido”.

Una de las redes sociales más grandes del mundo, Vkontakte (VK), ya está en manos de un Estado. El Gobierno de Vladímir Putin ha empleado su brazo económico más poderoso, la empresa gasista Gazprom, para hacerse con la alternativa rusa a Facebook y posible rival (o sustituto) en el futuro de YouTube. Además, la adquisición coincide con una nueva ofensiva del Kremlin sobre estas plataformas occidentales en las que la oposición ha tenido voz los últimos años: las autoridades han anunciado la apertura de nuevos casos penales contra Google y Meta (antigua Facebook) por los que podrían ser condenadas a pagar hasta un 10% de sus ingresos totales.
Vkontakte siempre ha sido un objetivo clave del Kremlin para posicionarse en internet. Fundada en 2006 por el actual dueño de Telegram, Pável Dúrov, rápidamente conquistó su mercado nacional y hoy la utilizan a diario unos 47 millones de rusos, según los datos de la compañía. Sin embargo, aquel enorme éxito se volvió en contra del propio Dúrov. Crítico con el Gobierno, sus oficinas fueron objeto de redadas y llegó a apartarse de la escena pública unos meses tras ser acusado de haber atropellado supuestamente a un policía. Finalmente, y tras la marcha de dos socios que vendieron sus acciones a un directivo de la petrolera Rosneft, también en la órbita del Gobierno, Dúrov vendió en 2014 sus acciones al holding USM, de Alisher Usmánov, aliado de Vladímir Putin y uno de los hombres más ricos de Rusia, también dueño de la tecnológica rusa Mail.Ru.

elpais.com  (elpais.com)