El lado B de una moda: las fábricas no dan abasto ante el revival del vinilo

    Para jóvenes a la moda y gente mayor sentimental por igual, el resurgimiento del vinilo es causa de celebración. Desde 2010 las ventas de discos de vinilo en Estados Unidos se han triplicado. La industria británica del vinilo ha visto su mayor crecimiento en 25 años en 2016. Los grandes supermercados están aumentando la cantidad de espacio que asignan a los discos e incluso las bandejas que los reproducen han encontrado un lugar en la lista de productos más vendidos de Amazon.

    Responder a esta demanda ha sido difícil. El vinilo representó el 76% de las ventas totales de álbumes en 1973; para 1994 había caído a 1,5%, al imponerse los discos compactos (CD). Para entonces, la mayoría de las plantas de prensado de vinilo habían cerrado y gran parte de sus pesadas máquinas habían ido al depósito de chatarra. Sólo se mantuvieron unas pocas plantas que pudieron diversificarse a nuevas áreas de impresión y producción. Pero lo hicieron sin invertir más en vinilo, por lo que las pocas máquinas que siguieron produciendo en su mayoría son de la década del 60.